Avistamiento de aves / Información ornitológica de Extremadura

Avistamiento de aves / Información ornitológica de Extremadura

Avistamiento de aves / Información ornitológica de Extremadura

Apartamentos Barbancho se encuentran situados en Casar de Cáceres, municipio rural que se dedica a la agricultura y ganaderia, caracterizandose por su respetuoso  con el entorno y poca industrialización del entorno. La industria ganadera es extensiva por lo que es fácil ver a vacas, ovejas, cabras y caballos pastando en los campos colindantes al nucleo urbano.

El municipio se encuentra en una zona ZEPA,  también hay un pantando donde se pueden avistar ánades y diferentes aves migratorias.
Por todo ello es un lugar excepcional para disfrutar la naturaleza y avistar aves, contamos con la colaboración de personas oriundas del municipio que conocen ampliamente el campo, las especies que habitan y donde anidan y desarrrollan sus actividades.

 

 
CÓMO OBSERVAR LAS AVES

Avistamiento de aves / Información ornitológica de Extremadura

Cualquier persona puede observar aves, incluso desde su casa, sólo necesita unos conocimientos básicos.

Como muchas aficiones requiere una técnica para poder disfrutar mejor de ellas. Esta se aprende con salidas al campo, la experiencia es la mejor aliada. Si vas con alguien experimentado te formará más rápidamente, pero no hemos de tomarlo como  un requisito indispensable.
Antes  de cualquier otro aparejo, lo primero que hace falta en el campo son nuestros sentidos.  Hay que aparecer  a la cita de la naturaleza como si tuviéramos una capa de invisibilidad, de modo que el campo nos acoja con toda naturalidad.

Por supuesto,  aparte de nuestros sentidos e interés, contamos con herramientas útiles en las salidas al campo y la observación de aves.

INDUMENTARIA Y MATERIAL:

ROPA: Cómoda, de color mimético, te facilitará que veas tú a los animales antes de que te vean ellos. De todos modos no es indispensable.

CALZADO: que sea resistente, zapatos con perfil para no resbalar o botas de senderismo/montaña para cualquier terreno.

MOCHILA: nos servirá para guardar un chubasquero, sombrero, paraguas, la botella de agua, etc. También podemos utilizar un pequeño bolso.

GUIA DE CAMPO: para las primeras identificaciones de las aves extremeñas, esperemos que esta  guía te sea útil. Podemos adquirir una guía básica, progresivamente necesitaremos otras cada vez más especializadas.

CUADERNILLO: un cuaderno de campo y lápiz nos servirá para anotar lo que veamos o hacer dibujos.  Aunque  parezca que la memoria retiene todo, con el tiempo se  olvidan los detalles.

PRISMATICOS: es quizás la herramienta más importante. Para comprártelos necesitas un poco de tiempo y una tienda que tenga una amplia gama de modelos y te asesore. Verás las características ópticas en la carcasa o montura mediante un par de cifras numéricas separadas por el signo X. Estos números se refieren al aumento o potencia visual(primera cifra) y al diámetro (en mm) de las lentes frontales (segunda cifra), respectivamente.  Así, un prismático que en su montura indique 8x40 significa que tiene 8 aumentos, y que el diámetro de sus lentes frontales es de 40 mm. Para observar aves te recomendamos un aumento de 8 ó quizás 10 y un diámetro que no esté por debajo de 32 mm, si no tendrás una imagen  borrosa y con pocos colores, sobretodo en el crepúsculo.

PAUTAS DE COMPORTAMIENTO

-Es obligatorio tener a priori un conocimiento de la zona, es decir saber a dónde hay que ir a ver ciertas aves. Saber qué lugares son buenos requier, en definitiva, conocer el entorno natural y sus hábitas. Es lógico, si queremos contemplar avutardas hay que ir a llanuras, si queremos ver un águila perdicera buscar zonas de sierra con cantiles.

-Lo dicho antes al respecto a la invisibilidad, si te introduces silenciosamente, te mueves despacio y tienes paciencia, tus observaciones pronto tendrán éxito. Ojo, el campo tiene su propio olor, no lo sobrecargues con perfumes.

-La estación del año y el horario del día también juegan un papel importante. Hay  que saber qué aves son sedentarias y cúales migratorias, o sólo están de paso. Nos va a resultar muy difícil, si no imposible, ver una carraca en diciembre, porque en esta época están en África. Para ello recomendamos leer sobre todo los Anuarios Ornitológicos editados, además de las guias.

-Muchas veces es más acertado quedarse tranquilamente en un sitio y esperar a que vengan las aves, en lugar de buscarlas. Si esperas tranquilamente en un hábitat propicio, acabarás viendo las aves uno u otro día. La paciencia ha de ser siempre la mejor herramienta.

-En general, el crepúsculo primaveral es la mejor hora para escuchar el canto de las aves. Incluso siguen con cierta actividad por la mañana, disminuyendo a mediodía. De todos modos para observar rapaces y buitres cualquier hora es buena, pues se les puede ver planeando a gran altura. Por la tarde se ponen en marcha otras aves, en busca de alimento o agua. Y por la noche por supuesto es la hora de las nocturnas. Escucharás sus gritos, reclamos, llantos…